El mar es la gran apuesta para la generación de energías renovables