Comunidades bacterianas asociadas a los corales de aguas profundas: la clave del éxito. - CEMarin